MUESTRAS Y MUSEOS

MUESTRAS Y MUSEOS

Logística y Comex transportando emociones

4 de marzo de 2024


"Cuando un curador internacional, o nosotros mismos, armamos una muestra de un determinado artista, hay que realizar toda la operatoria previa de relevar, uno por uno, quiénes son los dueños de las obras, de los derechos, y de buscar un punto de consolidación, que generalmente es Miami".

Detrás de cada muestra internacional que presenta el museo, existe una enorme gestión logística y de comercio exterior que la hace posible. Se trata, además, de un trabajo que muchas veces llevan adelante en red, junto a otros museos e instituciones del mundo, bajo la enorme responsabilidad de movilizar cargas únicas e irremplazables, como son las obras de arte.

En diálogo con Movant Connection, Emilio Xarrier, nos brinda detalles de este apasionante detrás de escena del mundo del arte.


¿Cuántas muestras suele presentar anualmente el museo?

Generalmente hacemos entre 6 y 9 muestras temporarias al año. De las cuales, entre 2 y 4 vienen del exterior.

Pueden tener distintos orígenes y modalidades. Por ejemplo, muchas veces coordinamos con otros museos muestras que ya están montadas. En esos casos firmamos un convenio con ese museo, el cual se encarga de todos los trámites correspondientes y luego se contrata al operador logístico para traer esa muestra hasta Malba como carga consolidada.

Otro tipo de modalidad es cuando un curador internacional, o un curador del museo, arma una muestra de un determinado artista. En estos casos, hay que realizar toda la operatoria previa de relevar, uno por uno: quiénes son los dueños de las obras, de los derechos, y de buscar un punto de consolidación, que generalmente es Miami.

El operador logístico se encarga de llevar todas las obras a ese punto en avión o bien en transporte terrestre, si se trata de una carga muy grande que no entra en la bodega de un avión de cabotaje para, desde ahí, viajar a Argentina en un vuelo internacional, consolidada en la bodega de carga.

En algunas ocasiones, hemos tenido también que traer obras en barco, como en el caso del "Laberinto de espejos de Kusama", que no entraba en la bodega de ningún avión.

Otros casos distintos, logísticamente hablando, es cuando hacemos compras internacionales, donde también necesitamos un operador logístico que nos traiga las obras, o cuando nosotros hacemos préstamos de obras, pero generalmente en estos casos la gestión queda a cargo de quien solicita el préstamo.