LOG>COMEX

LOG>COMEX

KAPEK, PRODUCTOS ELÉCTRICOS PARA BRINDAR LUZ A TODO PERÚ

6 de noviembre de 2023

"La aduana peruana ha trabajado muchísimo estos últimos años y sobre todo a partir de la pandemia en poder mejorar. Hemos pasado de trabajar con B/L (Conocimiento de Embarque) físicos a virtuales, y esto no solamente es una alineación de la zona de aduana, sino que también alcanza a las navieras, porque son ellas quienes te brindan estas opciones de poder hacer los procesos virtuales".

En base a su experiencia de gestión de comercio exterior para productos del rubro eléctrico, esto y mucho más nos cuenta Estefani en esta entrevista.


¿Qué es KAPEK?

Es una empresa industrializadora que representa a varias marcas aglomeradas de Europa, cuyo nicho específicamente son empresas del sector eléctrico, como pueden ser Enel, Electro Perú, Luz del Sur.

Nosotros no solamente brindamos servicios, sino que también estamos presentes en productos que nos puedan ayudar a cumplir ese objetivo de que es brindar luz a todo el Perú.


¿Cómo describirías la dinámica del mercado de los productos eléctricos?

Yo vengo de una empresa dedicada netamente a productos de seguridad y encontrarme con el nicho eléctrico me sorprendió bastante, porque se trata de un sector muy específico que tiene una alta necesidad de productos que no son fáciles de encontrar.

No es que tú vas al súper y puedes encontrar un terminal o un conector, es muy especializado. Por eso, si bien existe la demanda, esta va a acompañada del conocimiento que se tiene que tener acerca de estos productos.


¿Cuáles son los mercados de origen de los productos que importan?

Ya que los productos tienen que cumplir con ciertos estándares de calidad, nosotros estamos apostando por el mercado europeo. Si bien sabemos que mucha de la producción pasa por Asia, India o Taiwán, por el tema de la mano de obra más económica, en nuestro caso necesitamos tener el respaldo de una marca que te pueda asegurar la calidad del producto y que responda ante cualquier tipo de reclamo o problemática.

Además, estamos certificados con la ISO 9000, algo que acompaña a nuestros productos en esta cadena, desde la atención al cliente hasta el servicio post venta, donde cuentan con nuestro respaldo ante cualquier problema o reclamo.


¿Cómo definirías el nivel de agilidad en los procesos de importación que existen en Perú?

La aduana peruana ha trabajado muchísimo estos últimos años y sobre todo a partir de la pandemia en poder mejorar.

Hemos pasado de trabajar con B/L (Conocimiento de Embarque) físicos a virtuales, y esto no solamente es una alineación de la zona de aduana, sino que también alcanza a las navieras, porque son ellas quienes te brindan estas opciones de poder hacer los procesos virtuales.

Trabajamos con Descarga Directa (SADA), mediante la cual 48hs antes de la llegada de tu carga ya puedes saber el canal asignado, lo que te aporta rapidez.

Llega tu contenedor y tienes 48hs para retirar. Entonces, sí ha habido un cambio dinámico en este proceso, lo que realmente apoya mucho al importador.


¿Cómo realizan las planificaciones de sus compras al exterior?

Depende bastante del producto y de la gestión del equipo general con el comercial, para poder entender las necesidades de las empresas que adquieren nuestro servicio y también nuestros productos.

Entonces, tenemos reuniones con el cliente final para poder realizar una proyección contemplando los tiempos de entrega. Por otro lado, muchos de estos productos también dependen de licitaciones con el estado, lo que te permite que te puedas anticipar en 30 y hasta en 90 días, teniendo margen para trabajar con previsión.

En este punto la comunicación es muy importante, ya que como son productos de costos elevados no te puedes aventurar a tener una cantidad inmóvil en el almacén que a la larga te va a generar pérdida de rentabilidad.

Entonces, es clave una comunicación 360 entre todas las áreas y con el cliente final.


¿Es muy distinto gestionar productos para el ámbito privado que para el sector público?

Lo que sucede con el ámbito público es la burocracia, donde tienes licitaciones que duran aproximadamente entre tres o cuatro meses, que incluyen estudios de mercado y diversas idas y venidas.

Pero imagínate que tú no puedes apostar por un producto el primer día de licitación. No sabes si de acá a cuatro meses lo van a aceptar, ni si compraste la cantidad correcta.

Además, algunos productos tienen fecha de vencimiento, entonces no te puedes aventar y debes adaptarte a estos tiempos burocráticos.


¿Cómo resuelven sus necesidades logísticas y de gestión del comercio exterior?

Un punto súper importante es tener estrategias de negociación con nuestros proveedores, porque más allá de la cadena interna que uno pueda tener, otra cosa es la cadena externa.

Por ejemplo, yo puedo haber cerrado una negociación con mi proveedor y decirle: "yo te estoy representando, yo estoy dando cara por tu marca y siempre voy a necesitar esta cantidad".

No se la estoy comprando ni pagando en ese momento, pero como su representante voy a necesitar que me abastezca. Entonces, me ahorro el tiempo de producción en origen y solamente juego con el "lead time" de tránsito.

Luego hay información que ya sabemos, si compramos en Francia, por ejemplo, ya sabemos cuántos días de tránsito van a tener nuestros productos, y esto ayuda muchísimo.


¿Cuáles son tus expectativas para el año próximo?

Poder crecer junto con el mercado nacional. Si bien es cierto que estamos pasando por tiempos difíciles, con una crisis económica que nos está atacando a todos, contamos con tres pilares sobre los que queremos posicionar la marca para poder diferenciarnos de nuestros competidores.

Estos son la calidad de nuestros productos, la rapidez de respuesta y la digitalización, ya que todos pueden ingresar a nuestra página web y encontrar toda la información de manera clara y sencilla.